REVISTA OPERA

CONVOCATORIA/CALL FOR PAPERS

Nº 30 Enero-Junio 2022

 

Dossier

La Habana, una paz puesta a prueba.

 El Acuerdo Final, a un lustro de la firma en el Teatro Colón

 

Fecha límite de recepción de artículos: 30 de junio de 2021

 

La revista ÓPERA[1] abre la siguiente convocatoria para recibir artículos para el número 30, en torno al dossier temático La Habana: una paz puesta a prueba. El Acuerdo Final, a un lustro de la firma en el Teatro Colón, a publicarse a finales del segundo semestre de 2021. Precisamente, para entonces, el acuerdo negociado en La Habana, Cuba, entre el gobierno Santos Calderón (2010-2014 y 2014-2018) y la antigua guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP) cumple cinco años de firmado en el Teatro Colón, un margen de tiempo prudente, en lo que respecta al transcurso de la implementación respectiva, con el propósito de proceder a una evaluación sosegada de los avances consolidados y de los cabos sueltos por atar. Por lo demás, los cinco años de la firma del Acuerdo Final coinciden con la recta final de la administración Duque Márquez (2018-2022) y con la próxima carrera electoral por la Casa de Nariño, así que el estado de la implementación estará en la arena política de los futuros contendores, a la vez que no escapará al radar del electorado.

 

Por su parte, los desarrollos de los últimos cinco años, permiten disipar una serie de preocupaciones, muy presentes en el contexto de la negociación, particularmente, en el marco del plebiscito de refrendación del momento, atravesado por un profunda fractura política: por un lado, el alcance de las reformas negociadas; por otro lado, el blindaje y la sostenibilidad del Acuerdo Final. En el primer caso, el Centro Democrático (CD), férreo opositor a la negociación, advertía sobre un conjunto de riesgos, expresados en escenarios que auguraban un futuro oscuro para el país, muy cercano al de Venezuela, en lo que respecta a la institucionalidad política y al modelo económico, por cuenta de las concesiones otorgadas a las FARC-EP, consideradas excesivas y sin reciprocidad -sobre todo en el frente de la justicia transicional-, planteamiento que hizo carrera, impulsado por figuras prominentes del partido político en cuestión. En el segundo caso, sectores favorables al proceso de paz, nacionales e internacionales, gubernamentales y de la sociedad civil, combatientes de las FARC-EP en transición y víctimas del conflicto armado, no disimulaban la preocupación por el blindaje y por la sostenibilidad del Acuerdo Final, bajo el supuesto de la llegada a la Presidencia de la República del Centro Democrático, como, efectivamente, ocurrió, temor fundado en declaraciones públicas, en el sentido de volverlo trizas, como expresado, abierta y explícitamente, por algunos simpatizantes del mismo.

 

Cinco años después, el cauce de los acontecimientos no parece ajustarse, por lo menos del todo, a las cábalas del momento, expresadas por los detractores y por los defensores del Acuerdo Final. Efectivamente, el partido político surgido de la negociación en La Habana, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), actualmente, COMUNES, está bastante lejos de consolidarse como un actor político robusto, al punto de contar con la capacidad de comprometer la institucionalidad política o de modificar el curso económico del país. De hecho, el desempeño electoral más reciente resultó bastante exiguo, con un parco nivel de votación en las urnas. Aparte, la decisión de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) de imputarle al antiguo Secretariado de las FARC-EP responsabilidad por crímenes de guerra y por crímenes de lesa humanidad, derivados, respectivamente, de la toma de rehenes y de las privaciones graves de la libertad, demuestra que las disposiciones de la justicia transicional en el Acuerdo Final no resultan equiparables a un cheque al portador, canjeable por impunidad. Por su parte, difícilmente, podría afirmarse de manera categórica que el gobierno Duque Márquez no ha implementado disposición alguna del Acuerdo Final. De esta manera, en los antiguos Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR), los excombatientes en proceso de reincorporación socioeconómica, a través de la figura de cooperativas, desarrollan iniciativas productivas de distinta índole, algunas con visibilidad notoria, a la vez que los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) están en curso en 170 municipios. Con todo, el panorama no es alentador, al considerar la persistencia de la violencia, posterior a la firma del Acuerdo Final, cuya expresión es aguda y delicada, particularmente, en lo que respecta a excombatientes, así como a líderes y a liderezas sociales, a lo que se agrega la expresión territorial de un abánico amplio de expresiones armadas -entre las disidencias de las FARC-EP, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las estructuras del crimen-, sin mencionar a las economías criminales, asociadas bien sea a las drogas ilícitas o a la explotación minera ilegal, en territorios de dominio previo de la extinta guerrilla.  

 

En tal contexto, es necesaria una reflexión, en torno a los siguientes ejes de análisis:

 

  • La negociación en La Habana: una mirada retrospectiva

 

  • La implementación del Acuerdo Final: una evaluación a los temas de la agenda

 

  1. Reforma rural integral
  2. Participación política
  3. Reincorporación socioeconómica de excombatientes
  4. Drogas ilícitas
  5. Víctimas

 

  • Cambios en los actores armados no estatales y persistencia de la violencia

 

  • ¿Qué reformas al sector de seguridad?

 

  • Abordajes comparados sobre la transición de la guerra a la paz

 

La invitación está abierta para investigadores bien sea desde la academia, independientes o en tanques de pensamiento, así como a personas versadas en los temas del presente dossier desde el Estado, las agencias de cooperación y los organismos internacionales, junto con las organizaciones de la sociedad civil. Se reciben solo artículos originales de investigación o de reflexión sobre investigaciones anteriores, entre 6000 y 9000 palabras.

 

Una vez recibidos los manuscritos, estos serán remitidos a pares académicos para su evaluación anónima y el resultado del proceso será comunicado, oportunamente, a los autores.

 

Todos los artículos deben enviarse a través del sistema OJS. Los autores deben registrarse en el sistema y subir sus envíos a la plataforma a través de este vínculo:

 

https://revistas.uexternado.edu.co/index.php/opera/about/submissions

 

Ahí mismo encontrarán toda la información relevante sobre las características y requisitos de los envíos.

 

La edición estará a cargo de Irene Cabrera, Eduardo Bechara Gómez, Camilo Echandía y Andrés Macías, integrantes de la línea de investigación en Conflicto armado, paz y seguridad del Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales (CIPE).

 

Fechas importantes:

El plazo para entregar artículos para este número va desde el 15 de marzo de 2021 hasta el 30 de junio de 2021.

Los artículos recibidos después de esa fecha serán considerados para números posteriores.

Fecha de publicación: Diciembre de 2021

 

PARÁMETROS E INFORMACIÓN PARA AUTORES:

https://revistas.uexternado.edu.co/index.php/opera/information/authors

 

[1] La revista ÓPERA pertenece al Observatorio de Políticas, Ejecución y Resultados de la Administración Pública (ÓPERA), adscrito al Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales (CIPE) de la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia. Editora: Carolina Isaza (carolina.isaza@uexternado.edu.co). Asistente editorial: Adriana Gómez (opera@uexternado.edu.co).